Uso de filtros en la fotografía de paisaje

(Reportaje sobre filtros publicado en el número 28 de la revista digital LNH)

Los filtros ópticos son una herramienta muy versátil que nos permite conseguir determinados efectos en las fotografías. En el caso del paisaje nuestro mayor reto suele ser la luz cambiante y los diversos escenarios con los que solemos encontrarnos, por lo que ganan importancia los filtros que sirven para controlar la luz. A continuación haremos una pequeña introducción de los más utilizados y así como una serie de consejos para sacarles el mayor partido posible.

1. FILTRO PROTECTOR

Es habitual en las tiendas que cuando alguien va a comprarse una cámara le intenten vender un filtro protector. En realidad se tratan de cristales con un filtro UV que bloquean la luz ultravioleta, modificando los azules y reduciendo cierta dominante azulada que puede producirse en nuestras imágenes. Hoy en día la mayoría de las cámaras disponen ya de un filtro UV que consigue este efecto.

Aun así se siguen ofreciendo para proteger nuestras lentes de golpes y suciedad. Esta es siempre una opción a tener en cuenta, nadie quiere poner en riesgo un objetivo que en muchas ocasiones es una gran inversión económica. Hoy en día las lentes han mejorado mucho su tecnología y la mayoría de los cristales llevan unos tratamientos que les proporcionan una gran resistencia.

Como consejo general para cualquier tipo de filtro comentar que cada vez que pongamos algo delante de nuestro objetivo, por mucha calidad que tenga, siempre va a mermar la calidad final de nuestra toma. Por esto lo ideal es que los usemos solo cuando queramos obtener algo con ellos.

1.2 Uso del filtro protector

– En condiciones de gran adversidad climática y cuando no tenemos ningún otro filtro sí puede ser una buena idea usarlo. Si estamos en una ventisca o en una zona de arena con viento donde nos están golpeando continuamente pequeñas partículas de tierra, arena o pequeñas piedras puede ser prudente usar este tipo de protección.

– Efecto “flou”. Este recurso o técnica fotográfica nos permite dar a nuestras imágenes un acabado pictórico y es un recurso creativo muy interesante. Aunque se venden filtros que producen este tipo de acabado, como el filtro softar, se puede conseguir lo mismo aplicando vaselina delante de la lente. Para evitar manchar nuestro objetivo el filtro “protector” puede ser la solución.

Cuando la luz entra en contacto con la vaselina esta distorsiona nuestra imagen produciendo desenfoques y estrías de luz. Requiere cierta experimentación y práctica, pero los resultados no te dejarán indiferente. Hay que tener en cuenta que las estrías de luz se formarán de manera perpendicular a como nosotros apliquemos la vaselina.

01

Uso de filtro de proteción para aplicar sobre él vaselina. Para conseguir el efecto de lineas se aplica la vaselina con la mano de manera perpendicular al efecto deseado.

2. POLARIZADOR

En fotografía normalmente usamos filtros de polarización circular. Aunque os recomiendo leer un poco su efecto físico sobre las ondas de luz para ver qué es lo que hacen, en este artículo nos quedaremos con los efectos más evidentes y su resultado en nuestras imágenes. Este filtro se compone de dos lentes circulares que podemos colocar delante de nuestro objetivo y al girar una de ellas conseguimos evitar capturar ciertos reflejos y luces residuales. Con ello conseguimos enfatizar los colores, ganar contraste y quitar reflejos. Según giramos el filtro veremos cómo este efecto se hace más o menos intenso. Esto, y volviendo a simplificar las cosas, se debe a que al girarlo eliminamos la luz indirecta de esa dirección en concreto, obteniendo el máximo grado de polarización cuando nos situemos a 90º con respecto a la fuente de luz.

02

Uso de filtro polarizador para minimizar los reflejos y contrastar los colores.

Este grado de incidencia puede provocar efectos no deseados cuando usamos el filtro polarizador con objetivos angulares. Cuando hacemos una fotografía con este tipo de objetivos es como si estuviéramos viendo a la vez hacia varios sitios a la vez. Esto hace que parte de nuestra foto pueda encontrarse a 90º respecto a la luz incidente mientras otra parte no. El resultado son cielos y zonas afectadas de forma irregular creando efectos antinaturales y de difícil solución. Por ello hay que tener especial cuidado cuando combinas el uso de un polarizador con un gran angular.

03

Ejemplo del efecto que puede producir el filtro polarizador en un gran angular. En este caso el cielo se ha oscurecido solo en una franja dando un resultado muy extraño y artificial.

2.2 Uso del filtro polarizador

– Consigue contrastar y avivar los colores. En días de claros y nubes oscurece y se intensifica el azul del cielo consiguiendo unos resultados tipo “escritorio Windows”.

– Cuando queremos eliminar el reflejo que se produce en la superficie del agua para mostrar el fondo de la misma.

– En el bosque, sobre todo después de llover, nos permite eliminar el brillo sobre las hojas del suelo intensificando su color. Muy adecuado para escenas otoñales. De igual forma podemos eliminar el reflejo de un rio, laguna o similar para mostrar el fondo de la misma.

-Hay que tener mucho cuidado cuando lo usamos con niebla o frente a un arcoíris ya que su mal uso puede hacerlos desaparecer.

04

3. DEGRADADOS NEUTROS

En paisaje, sobre todo cuando fotografiamos en las horas crepusculares, la diferencia de luz entre las diversas partes de la escena puede ser muy alta para capturarla correctamente en una sola toma.

Para salvar esto se utilizan unos filtros que se han tintado de forma selectiva para ayudarnos a compensar esta diferencia. Podemos encontrar estos filtros de rosca o rectangulares, aunque los primeros han dejado casi de usarse debido a sus limitaciones de uso. También era muy común encontrar filtros degradados de color que teñían el cielo de nuestras imágenes de un color tabaco.

Hoy en día la mayoría de los que encontramos en el mercado son neutros y rectangulares, así que nos centraremos en ellos.

Estos filtros (como en el caso de los ND que veremos más adelante) aunque nos los ofrecen como neutros y nos dicen que no alterarán los tonos de la imagen ni crean dominancia, lo cierto es que siempre producen ciertos efectos de este tipo en el resultado final. Hay dos grandes grupos, los filtros de resina y los de cristal. Estos primeros son más baratos, pero de peor calidad óptica y generan más dominantes y variaciones de color. En este respecto se ha avanzado mucho en los últimos años. Hasta hace poco era muy difícil y costoso encontrar filtros degradados de cristal. La mayoría eran de resina.

05

Veamos los diferentes tipos de filtros degradados que podemos encontrar. Los podemos clasificar según su tamaño, tipo de degradado, y grados de densidad.

a) Tamaño del filtro: Según el ancho del mismo.

. 85mm – Son ligeros, ocupan poco y son más económicos. Son una buena opción para cámaras sin espejo que utilizan lentes de menor diámetro. Para usarlos con la mano (ya veremos más adelante las maneras de usar estos filtros) se puede quedar un poco justo y podemos encontrarnos con que sale nuestra mano en parte de la imagen.

. 100mm – Son los de uso más extendido, ideales para lentes con unos diámetros entre 66mm y 85mm. Suelen ofrecerse con dos longitudes (altura) distintas, 125 y 150mm. Los segundos son algo más caros pero nos dan más juego a la hora de usarlos.

. 165mm – Están diseñados para ser usados en objetivos de tipo gran angular que debido a su gran diámetro y curvatura no pueden usar los anteriores.

b) Tipos de Degradado: Según como sea la transición entre la zona más o menos tintada de nuestro filtro.

. Filtro degradado de transición suave:
La parte más tintada del filtro se encuentra en uno de los extremos del filtro y se va degradando (ofreciendo cada vez menos opacidad) de manera progresiva hasta la mitad del filtro, dejando la parte inferior completamente transparente.

. Filtro degradado de transición fuerte:
La parte tintada del filtro ocupa de manera homogénea la mitad del filtro. La transición entre esta parte y la mitad limpia se produce de forma abrupta.

. Filtro inverso:
La parte de mayor tintada se encuentra en la parte central del filtro. Hacia uno de los extremos la transición es brusca y transparente, mientras que hacia el otro se degrada suavemente hasta el borde del mismo.

. Filtro blended:
La parte más tintada del filtro se encuentra en un extremo del filtro y se degrada suavemente hasta el otro extremo del mismo. No existe zona transparente. Su uso es muy residual ya que podemos conseguir efectos similares usando un degradado de transición suave calado muy abajo.
c) Grados de Densidad: Según la intensidad de la zona tintada de nuestro filtro.

La cantidad de luz que bloquea el filtro se mide en pasos de luz. Los más habituales son los de 1, 2 o 3 pasos de luz. A la hora de comprarlos hay que tener en cuenta que cada fabricante utiliza diferentes nomenclaturas lo que puede llevarnos a error.

06

3.2 Uso de los filtros Degradados

Más allá de usar el tipo de filtro adecuado lo ideal es conseguir compensar la imagen sin que se note en demasía el efecto del filtro. Si nos pasamos de intensidad la zona de mayor luminosidad quedará más oscura que la otra, creando un efecto muy antinatural.

Esto es particularmente delicado en el caso de los reflejos, ya que si hacemos que la parte original quede menos iluminada que su propio reflejo se produce una incongruencia de luz muy alta (esto siempre desde una lectura ortodoxa de lo que sería una correcta exposición, los procesos creativos de cada autor le pueden llevar a buscar estos efectos).

-Degradado neutro de transición suave.
Permite corregir la diferencia de luz entre dos partes de la toma sin que se note mucho. En ocasiones la fuente de luz más intensa no se encuentra en la parte superior, por lo que tendremos que usarlo adecuadamente. Su colocación, más allá de esto, no necesita ser muy precisa.

En paisajes de laderas, montañas y valles nos ayudará a que toda la escena pueda ser registrada por el sensor de nuestra cámara.

Dentro de un bosque es recomendable no usar una intensidad muy fuerte, ya que aunque la parte en la que aparece cielo se arreglaría podemos oscurecer demasiado la parte alta de los árboles, arruinando por completo la imagen.

07

Uso de filtro degradado de transición suave para compensar la diferencia de luz.

-Degradado neutro de transición fuerte.
En paisajes de interior, en amplios espacios y días nublados o con niebla nos permite oscurecer el cielo sin oscurecer la parte inferior. Hay que tener cuidado a la hora de colocarlo para que coincida sin notarse en la zona del cambio de intensidad de luz.

Su uso es más residual ya que la mayoría de la gente o usa el degradado suave o el inverso (o los dos combinados).

08

El degradado de transición fuerte es la opción adecuada cuando la diferencia de luz se produce entre la zona del cielo y la del suelo pero en cada una de esas zonas iluminación es bastante homogénea.

-Degradado inverso.
Especialmente usado para captar esos momentos crepusculares en los que la zona más iluminada se encuentra cercana al horizonte.

Igual que en el filtro degradado de transición fuerte hay que ser muy cuidadoso a la hora de colocarlo y ajustarlo según cambiemos en el encuadre.

Es un filtro muy usado en costa, pero es curioso cómo su uso no puede ser usado siempre de la misma forma. Por ejemplo, mientras que en el Cantábrico queda perfecto calando ligeramente la zona más oscura sobre el horizonte esto mismo en el Mediterráneo hace que la zona de transición se note enormemente.

09

Imagen tomada con un filtro degradado inverso. Hay que tener cuidado de donde situar la zona más oscura para hacerla coincidir con la zona más luminosa pero cuidando de que no se note en la zona del horizonte.

4. DENSIDAD NEUTRA (ND)

Hoy en día la tecnología digital ha conseguido que el rango dinámico de nuestras cámaras sea muy alto y junto con técnicas avanzadas de postprocesado han hecho que mucha gente prescinda del uso de ciertos filtros. En el caso de los ND esto no es así, por lo que se han hecho muy populares y es casi obligatorio contar con uno en nuestra mochila fotográfica.

Estos filtros consiguen reducir la cantidad de luz que entra en nuestro objetivo de tal manera que podemos alargar más el tiempo de exposición. Como en el caso de los filtros degradados nos los venden como neutros, pero siempre se producen ciertas dominantes, sobre todo en los filtros de mayor densidad. Para ello, necesitamos calcular previamente de cuánto tiempo debería ser nuestra exposición. Afortunadamente, si el cálculo no resulta sencillo, se pueden utilizar diversas aplicaciones en teléfonos móviles.

Se pueden comprar de rosca o cuadrados. Hasta hace poco sólo los filtros de rosca conseguían unos resultados de calidad óptica aceptable (los cuadrados eran de resina y producían muchas dominantes, sobretodo en los de mayor densidad). El gran hándicap en el caso de los filtros de rosca es lo complicado que puede resultar ponerlos y quitarlos cuando estamos usando otros tipos de filtros. En el caso de filtros de alta densidad es imposible enfocar o componer con el filtro ND puesto, por lo que los cuadrados resultan más prácticos en este sentido.

Por regla general, es conveniente tapar el visor cuando queramos tomar una imagen con una larga exposición, para evitar que se nos introduzcan luces parásitas por la parte trasera de la cámara. Si además utilizamos filtros ND cuadrados, hay que verificar que no entra luz entre el propio filtro y la lente. Para ello, una posibilidad es tapar el borde del filtro con una gamuza. Esto no es necesario si se utilizan filtros de rosca.

Por último señalar que es posible utilizar varios de estos filtros a la vez. Así, si disponemos de un filtro ND de 10 pasos y otro de 6 (quizás estos sean los más comunes), podemos superponer uno sobre el otro y “construir” un filtro ND de 16 pasos.

10

En esta toma se usó un filtro ND para alargar la exposición y lograr ese efecto de trazos en las nubes.

4.2 Uso de los ND

Conseguir imágenes con exposiciones largas fuera de la hora crepuscular nos abre una gran puerta a la creatividad. Sin ellos parece que la fotografía de paisaje quede relegada a un espacio de tiempo muy cortito. De hecho hay gente que solo saca su cámara justo al amanecer y al atardecer.

-Conseguimos sedosidad en el agua del mar consiguiendo composiciones más limpias y plásticas.

-En saltos de agua y cascadas podemos elegir con mayor libertad qué efecto de movimiento queremos conseguir.

-Las hojas que navegan en un rio pueden convertirse en vistosos trazos o círculos.

-Podemos trazar líneas con las nubes en movimiento.

-A base de alargar mucho la exposición podemos conseguir que un lugar concurrido de gente aparezca desierto en nuestra imagen.

11

5. ND “VARIABLE”

Este tipo de filtro busca conseguir lo mismo que los ND pero pudiendo regular la intensidad de opacidad sin cambiar de filtro. Aunque el efecto buscado sea el mismo la manera de conseguirla es totalmente distinta. Mientras los ND usan diferentes tintados para conseguir mayor o menor opacidad los variables utilizan el mismo principio que los filtros polarizadores.

Habíamos visto que cuando filtrábamos la luz polarizada podíamos reducir la cantidad de luz según su ángulo (como ya he dicho esto es una simplificación del efecto real) así que si combinamos varios cristales polaroides (polarizados) podemos llegar a regular la luz final que llega a nuestro objetivo.

5.2 Uso del filtro ND variable

Del mismo modo que en el caso del filtro polarizador su uso con angulares puede provocar efectos no deseados que pueden arruinar por completo nuestra captura.

6. CARTULINA NEGRA “BLACK CARD”

Hemos visto cómo los filtros degradados hacen que ciertas partes del sensor de nuestra cámara capten menos cantidad de luz y así conseguir equilibrar las zonas claras y oscuras de nuestra toma.

Esto mismo podemos conseguirlo haciendo pequeños tapados en partes especificas de nuestra toma.

6.2 Uso de la Black Card

En los filtros degradados “tradicionales” cada paso de luz que indica nuestro filtro produce que esa parte de la imagen registrará la mitad de luz que el resto. Del mismo modo si tapamos una parte de nuestra toma durante la mitad de la exposición conseguiremos el mismo efecto.

Para esta técnica necesitamos tiempos de exposición que no sean muy cortos ya que sería muy difícil que no se viera la cartulina. Una ventaja que se obtiene con esta técnica es que se evitan las dominantes (ahora no hay cristal de ningún tipo), pero como ya he dicho, necesita de cierta práctica y tiempos de exposición superiores, por regla general, a los 10 segundos.

La idea es aplicar la cartulina en las zonas específicas donde queremos reducir la exposición mientras la movemos suavemente para que no se produzca una transición muy fuerte.

12

En esta toma se uso una pequeña cartulina para tapar durante la mitad de la exposición la zona donde estaba el sol.

7. PORTAFILTROS

El uso de los filtros de rosca es bastante evidente. Lo colocamos en la parte frontal de nuestra lente y, salvo en el caso del polarizador, casi podemos olvidarnos de ellos. En el caso de los filtros rectangulares (y cuadrados) la cosa cambia. O bien los usamos a mano o bien los usamos junto con un sistema portafiltros. Estos van sujetos a nuestra lente y disponen de una serie de carriles en los que podemos ir colocando nuestros filtros. Hoy en día hay muchos sistemas para este tipo de filtros.

7-2 Partes del portafiltros

– Porta filtros: Es donde se sitúan los carriles sobre los que colocaremos nuestros filtros.

– Anillo adaptador: Es la pieza que sujeta el portafiltros con nuestro objetivo. Existen diversos sistemas de anclaje;

-1-Ajuste a rosca: El más extendido se enrosca sobre el propio objetivo, de la misma manera que se ajustaría cualquier filtro circular. Este sistema permite usar el mismo anillo para todas las lentes que tengan el mismo diámetro. Hay que tener especial cuidado si lo usamos junto con algún otro filtro de rosca ya que pueden producir viñeteo y se corre el riesgo de quedarse encajados entre ellos.

-2- Ajuste a parasol: Utiliza el sistema que tiene cada objetivo para colocar el parasol. Este sistema nos evita el peligro de viñeteos y que se pueda quedar encajado con otros filtros, pero tiene la pega de que cada objetivo suele usar su propio sistema de anclaje para el parasol, por lo que deberemos comprobar en cada caso cual es el correcto.

-3- Viseras: Algún sistema de portafiltros permite acoplar unas viseras para evitar luces parásitas en nuestras imágenes. Cuando tenemos puesto el portafiltros no podemos usar el parasol que suele traer nuestro objetivo. Estas viseras cumplen esta función.

-4- Adaptador polarizador: El uso del polarizador de manera conjunta con un portafiltros siempre ha sido al complicado, ya que si poníamos el tradicional roscado al objetivo cada vez que queríamos ajustar su ángulo el portafiltros nos molestaba dicha operación. Para solucionar esto se han buscado diferentes fórmulas. En algunos modelos se acopla al junto a la lente una rueda que nos permite girar el polarizador. En otros se ha optado por un adaptador que permite situar el polarizador en la parte frontal de nuestro juego de filtros. Esto hace que su manejo sea más sencillo y además permite que el polarizador sea el primer cristal que absorbe la luz. La única pega que tiene este sistema es que nos obliga a adquirir un polarizador de un diámetro mayor.

7.2 Factores a la hora de elegir Portafiltros

-Seguridad- Es vital que tanto las ranuras que van a sujetar los filtros como el agarre del propio portafiltro nos permita trabajar sin miedo a que se pueda soltar o que se pueda caer algún cristal..

– Buen sellado- El diseño y construcción tiene que estar preparado para evitar la entrada de luces parásitas que nos puedan causar efectos indeseados.

– Viñeteo- Hay algunos sistemas de portafiltros que no permiten trabajar con muchos filtros en la focal más baja de nuestro objetivo.

13

8. COMBINANDO FILTROS.

No te quedes en el uso de un solo filtro. La combinación de varios de ellos a la vez nos va a permitir conseguir controlar muchos elementos sobre el resultado final de nuestra toma.

Antes de empezar hay que ver cuál sería el orden ideal a la hora de irlos colocando delante de nuestro objetivo.

– Orden ideal siguiendo el sentido de la luz (primero el filtro más exterior)

-1- Polarizador. Lo ideal es que este filtro sea el primero en recibir la luz para conseguir que su efecto no quede afectado por el resto. Esto hace que necesitemos un sistema adaptado en la parte externa del portafiltros.

-2- Filtros degradados- Es preferible ponerlos delante del ND ya que los iremos ajustando según cada encuadre y situación específica de cada toma. Por esto mismo, si usamos filtros degradados suaves e inversos a la vez es preferible dejar en la parte exterior el inverso ya que su ajuste es más delicado y es más probable su manipulación de una toma a otra.

-3- ND- Este filtro es homogéneo por lo que no necesita moverse una vez ajustado y además es el más sensible a la hora de que puedan entrar luces paralelas extrañas que nos arruinen la foto, por lo que lo mejor es colocarlo cuanto más cerca de la lente mejor.

– En muchas ocasiones querremos compensar un escaso de luz lateral, por lo que no descarte usar filtros con la mano de manera complementaria para conseguirlo.

– Del mismo modo podemos usar la cartulina para corregir ciertas zonas que de otra manera se quedarían fuera del rango dinámico de nuestra cámara.

– Como ya hemos comentado con anterioridad todos los filtros generan cierta dominante, sobre todo los de resina. Ten cuidado a la hora de juntar filtros ya que este efecto se incrementa de manera muy pronunciada.

– Cierta dominante puede ser interesante. No tengas miedo a probar que ocurre mezclando filtros de cristal con otros de resina.

14

En esta imagen se usaron tres filtros, un ND de 6 pasos para alargar la exposición, un degradado inverso calado en el horizonte y un degradado de transición suave calado hasta abajo para conseguir cierta dominante sobre toda la toma.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Uso de filtros en la fotografía de paisaje

  1. Bernardo dice:

    Un artículo muy interesante y bien explicado, muchas gracias por compartirlo.

  2. Daniel G. dice:

    El máster de filtros que esperaba encontrar…